canal de Marianela en Youtube

lunes, 21 de junio de 2010

COMO CONVERTIRSE EN UN CANAL CREATIVO

 

Cap�tulo 4 del libro "Vivir en la Luz" de Shakti Gawain

Debe tenerse presente que cuando hablo de canal o canalizar no me refiero al proceso ps�quico que se produce en estado de trance. En esas ocasiones, ha de haber un m�dium, que al entrar en trance, permite que a trav�s de �l hable otro ser. (Uno de los ejemplos m�s conocidos de canalizaci�n de este tipo es el de Jane Roberts, que sirvi� de canal a un ser llamado Seth). En este libro, con el t�rmino canalizar quiero decir ponerse en contacto con la sabidur�a y creatividad de la parte m�s profunda de nuestro interior, y mantenerlas vivas. Ser un canal significa ser nosotros mismos de modo pleno y con total libertad, y ser conscientes de que somos un veh�culo para la m�s elevada creatividad del universo.

Todo genio creativo ha sido un canal, y toda obra maestra ha sido creada mediante un proceso de canalizaci�n. El ego no crea las grandes obras; surgen del universo y se expresan y adquieren forma a trav�s del ego y de la personalidad individual.

Puede darse el caso de que una persona posea un gran dominio de la t�cnica, pero sin la facultad de canalizar la energ�a creativa, su obra parecer� falta de inspiraci�n. En la pel�cula Amadeus se ve claramente la diferencia entre un maestro de la t�cnica y un canal viviente. Salieri sab�a escribir m�sica, pero ignoraba el modo de servirse de la fuente creativa. Mozart -uno de los canales m�s asombrosos que han existido jam�s- compon�a m�sica perfecta en cuanto a la t�cnica y, a la vez, prodigiosamente inspirada, y lo hac�a con facilidad, de modo espont�neo, sin trabajo ni esfuerzo. Desde su m�s temprana infancia la m�sica parec�a llenar su interior hasta rebosar. Sin duda, Mozart ignoraba c�mo suced�a esto, y aunque hubiera querido, no habr�a podido explicar a nadie lo que deb�a hacer para componer.

El genio se ha considerado siempre como algo misterioso e inexplicable, un talento que Dios concede a unos pocos privilegiados. Parece tener voluntad propia: unas veces est� presente, otras no. Por ese motivo, muchos artistas temen que su talento desaparezca de improviso. No saben por qu� lo poseen y, desconocen, por tanto, el modo de recuperarlo si se desvanece.

Las personas creativas suelen actuar como canal �nicamente en determinada faceta de la existencia (el arte, la ciencia, los negocios ... ) y no saben hacerlo extensivo al resto de su vida, por lo que �sta muestra, a menudo, un grave desequilibrio. En mi opini�n, todos somos genios --cada uno a nuestro modo �nico. Descubriremos la naturaleza de nuestro propio genio particular cuando dejemos de in- tentar adaptarnos a nuestros propios modelos mentales o a los de los dem�s, cuando aprendamos a ser nosotros mismos y permitamos que se abra nuestro canal creativo natural. Si confiarnos en la intuici�n y nos dejamos guiar por ella, podremos aprender a vivir como un canal en todo momento y en todos los aspectos de nuestra vida.

Siempre que pienso en un canal, en ese sentido, veo la imagen de un largo tubo cil�ndrico por el que circula la energ�a del universo. Es similar a los tubos de un �rgano, a trav�s de los cuales pasa el aire, que percibimos en forma de m�sica. Es una imagen adecuada, que presenta tres caracter�sticas importantes:

1. Es un canal abierto que no tiene obst�culos en su interior, de modo que la energ�a puede circular libremente.

2. Cuenta con una forma f�sica definida. Hay una estructura que rodea el espacio abierto para dirigir la energ�a de un modo determinado. Sin esa estructura, la energ�a flotar�a sin adoptar forma alguna.

3. Existe una fuente de energ�a, algo que mueve la energ�a a trav�s del canal.

En un �rgano, la fuente de energ�a (el �rgano mismo) env�a la energ�a a trav�s de los tubos abiertos. La combinaci�n particular del espacio abierto dentro de cada tubo y la estructura tubular (forma y tama�o) hace que suene cierta nota. Todos los tubos tienen una misma fuente de energ�a, y la energ�a que circula por ellos es tambi�n la misma; sin embargo, como cada uno es de un tama�o y forma diferente, cada uno produce un sonido �nico.

Nosotros somos canales semejantes a los tubos del �rgano. Nuestra fuente de energ�a com�n es el universo, cuyo poder creativo fluye a trav�s de todo lo existente. Nuestro cuerpo y personalidad es la estructura que determina la direcci�n �nica que tomar� la energ�a al pasar por nosotros, una vez convertidos en canales creativos voluntarios. De nosotros depende mantener nuestro canal abierto y despejado, y crear una estructura de cuerpo y personalidad bella, fuerte y saludable como veh�culo de la energ�a creativa. Podemos hacerlo sintonizando constantemente con la energ�a de nuestro interior, pregunt�ndole d�nde quiere dirigirse y movi�ndonos con ella sin oponer resistencia y sin expectativas.

Es falsa la idea seg�n la cual para crear una estructura adecuada de cuerpo y personalidad hay que comer ciertos alimentos, hacer determinados ejercicios y seguir las reglas o los buenos consejos de otras personas. El �nico modo de lograrlo es confiar en nuestra intuici�n y aprender a seguir sus instrucciones. Cuando nuestra voz interior nos diga lo que debemos comer, los ejercicios que nos convienen o nos haga cualquier otra indicaci�n, podemos confiar en que su consejo fortalecer� nuestra capacidad para canalizar la energ�a, por mucho que difiera de las ideas que antes tuvi�ramos sobre lo m�s adecuado.

Hasta cierto punto, todos somos canales ahora, en nuestra actual condici�n, si bien de modo inconsciente y espor�dico. As� lo demuestra el siguiente ejemplo, que es un hecho real. Una de mis amigas vio, hace poco, en el escaparate de una tienda de animales dom�sticos, un precioso loro que se vend�a a un precio muy razonable. Aunque siempre hab�a deseado tener un loro, nunca hab�a podido permit�rselo. Cuando lo vio en la tienda, ni siquiera ten�a la cantidad necesaria para pagar el alquiler de su casa correspondiente a ese mes.

Sali� de la tienda disgustada, lamentando no poder aprovechar una ocasi�n tan ventajosa. Intent� olvidar el asunto, pero, pese a todos sus esfuerzos, no pod�a alejar al loro de su mente. La sola idea de considerar la posibilidad de comprarlo le parec�a descabellada. No obstante, dos d�as despu�s, volvi� a la tienda y, con serias dudas sobre su cordura, dio todo el dinero que ten�a destinado al alquiler en dep�sito para que le reservaran el animal. Me cont� que, cuando se dirig�a a la tienda, estaba segura de que si su decisi�n no era acertada, alguien se le habr�a adelantado y habr�a comprado el p�jaro. Ese pensamiento le pareci� tan real que se ech� a correr con la intenci�n de dar el dinero antes de que fuera demasiado tarde. Al d�a siguiente, cuando pas� por all� para ver al loro, le dijo el due�o de la tienda: "Menos mal que vino ayer. Una hora despu�s de que usted se fuera, vino otra persona para comprar el loro".

Ese mismo d�a se encontr� con un cliente que, de modo inesperado, le avanz� la misma cantidad de dinero que hab�a pagado por el p�jaro. Cuando volvi� a su casa, su marido le comunic� que hab�a llamado la casera para pedirles que esperasen un par de semanas antes de pagar el alquiler de ese mes, pues ella se iba de vacaciones. Por si todo esto no bastaba para confirmar que mi amiga hab�a estado acertada al seguir su intuici�n, al d�a siguiente encontr� otro trabajo, donde le dieron un anticipo que no s�lo le permit�a pagar el alquiler, sino tambi�n saldar la cuenta del loro. Seg�n me cont�, despu�s de aquel incidente se sinti� llena de fuerza y confianza, y pens�: "�Ojal� pudiera sentirme as� siempre y estuviera tan segura con respecto a todo lo que me sucede en la vida!".
Este es un excelente ejemplo de canalizaci�n espont�nea. Quiz� el lector haya tenido una experiencia similar en que el seguir su intuici�n haya producido resultados fruct�feros y satisfactorios. El paso siguiente ser� volverse m�s consciente del proceso para reconocer cu�ndo se est� canalizando la energ�a; en realidad, se trata de la actitud contraria a sentirse bloqueado, luchar o intentar controlar la energ�a creativa. Cuanto mayor sea nuestra disposici�n a rendimos a la energ�a de nuestro interior, m�s poder podr� fluir a trav�s de nosotros. Por mi parte, estoy aprendiendo a seguir al esp�ritu de mi interior siempre que �l desea comunicarme algo. Me examino con mucha frecuencia, siento la energ�a dentro de m� y dejo que me gu�e. Me parece un modo de vida maravilloso, porque experimento gozo, entusiasmo, fuerza, amor y paz, igual que mi amiga cuando, siguiendo su intuici�n, compr� el loro que siempre hab�a deseado. Sin embargo, para que circule por nosotros el poder superior del universo, hemos de comprometernos con nuestra intuici�n, permitir que el sentimiento de las entra�as nos diga lo que queremos y lo que no queremos, y dejar que su informaci�n sea nuestra �nica gu�a. Cuando estamos dispuestos a aceptar ese compromiso, el poder creativo fluye a trav�s de nosotros, acrecentando de modo progresivo su fuerza.

Todos hemos tenido, en ocasiones, experiencias en las que hemos sentido fluir por nosotros la luz y el poder superior, y nos ha parecido rozar la iluminaci�n. Tenemos una fugaz visi�n de la luz, que vuelve a desvanecerse. Cuando desaparece, nos sentimos perdidos e inseguros.

Sin embargo, si se aprende a confiar en la intuici�n y se practica, todo cambia, pues sentimos la energ�a cada vez con mayor frecuencia, hasta que permanece en nosotros sin desvanecerse. Cuando logramos esto, nos encontraremos en todo momento donde m�s energ�a podamos percibir; esa energ�a nos permitir� realizar nuestros deseos y presenciaremos verdaderos milagros. Canalizaremos energ�a que transformar� a quienes nos rodean. Quiz�s, al entrar nosotros en una habitaci�n, todos los presentes se sienten m�s conectados consigo mismos, o tal vez quienes se crucen en nuestro camino por la calle experimenten, sin saber por qu�, un s�bito cambio en su propia energ�a.
Si nos comprometemos a confiar en nosotros mismos, toda nuestra vida cambiar�, y los cambios podr�n percibirse muy pronto. Al principio, es probable que resulte muy dif�cil, especialmente cuando se toma la decisi�n de abandonar las viejas pautas de comportamiento. No obstante, si se persevera hasta el final, se logra renunciar a todo aquello que nos encadenaba. En realidad, es una experiencia gozosa, pues la verdadera felicidad procede de la conexi�n personal con el universo. Los aspectos materiales de la vida, a los que antes nos apeg�bamos, no son sino una gratificaci�n extra, la guinda que adorna la tarta, un juego divertido en el que participamos en nuestro papel de canal del universo.

Podemos aprender a vivir en el mundo de la forma -nuestro cuerpo f�sico, personalidad y ambiente- sin estar apegados a �l. Hasta ahora, s�lo se ha vencido el apego al abandonar el cuerpo, en el momento de la muerte. Unos pocos han intentado trascender su apego al mundo material alej�ndose de todas sus tentaciones (ingresando en un monasterio o con la ayuda de pr�cticas espirituales que los separan del mundo). Lo que yo sugiero, en cambio, es muy distinto: podemos gozar de todo lo que el mundo nos ofrece -relaciones, diversi�n, belleza, riqueza y fuerza- pero hemos de estar dispuestos a abandonarlo en cualquier momento. El universo, que est� en nuestro interior, es rico y poderoso, y en �l podemos encontrar todo lo que necesitamos. Como lo sabemos intuitivamente, no tenemos por qu� apegarnos a nada.

Nuestro ego, sin embargo, cree que morir� sin ciertas cosas, y esa es la raz�n por la que se perpet�an los apegos humanos. Cuando aprendemos a vivir como un canal, el yo f�sico (al que llamar� ego) descubre que la conciencia y la realizaci�n personal provienen de la conexi�n con el universo interior, no de las cosas externas. Poco a poco, el ego abandona su presa y llegamos a trascender por completo los apegos que nos aprisionan.

Importancia de mantener la conexi�n

Para convertir el canal de la energ�a creativa es esencial mantenerse centrado en la conexi�n con el universo. S�lo as� puede permanecer nuestro canal abierto a la energ�a. Por desgracia, es muy f�cil perder la conexi�n con el universo, y quedar as� perdido en los dem�s, o en metas y deseos exteriores. Mientras nos centremos en el exterior, habr� siempre dentro de nosotros una parte perdida, un gran vac�o que buscar� la plenitud.

Si nos mantenemos centrados en el universo interior, en cambio, podemos tenerlo todo: relaciones satisfactorias, dinero, �xito... adem�s de esa maravillosa conexi�n.

Si estoy enamorada de alguien y comienzo a considerar a esa persona como fuente de mi felicidad, me pierdo a m� misma. Tengo entonces que recordar que dentro de m� se encuentra ya la fuente de amor y gozo, y que si experimento amor por alguien es s�lo porque hay amor en mi interior. Debo intentar mantener la conexi�n con el universo que se encuentra dentro de m� y, al mismo tiempo, ver c�mo a trav�s de mi amante pasa hasta m� el universo.

Cuando alguien me felicita por las actividades que realizo en mis cursillos, trato de hacer lo mismo. Se lo agradezco y devuelvo su aprecio al universo que hay en mi interior. Si tratara de controlar mi actividad para recibir de nuevo el elogio de los dem�s, quedar�a bloqueada, y el poder superior del universo no podr�a circular a trav�s de m� y beneficiar as� a quienes me rodean.

He convertido en h�bito una disciplina constante que me hace volver a mi interior para ponerme en contacto con la intuici�n. Lo hago con regularidad durante todo el d�a. En el momento en que me doy cuenta de que estoy perdi�ndome en las actividades externas, me examino otra vez, y compruebo si estoy siendo fiel a mis sentimientos. Eso contribuye en gran manera a que a trav�s de m� siga fluyendo la energ�a del universo.

Vivir como un canal creativo

La canalizaci�n funciona de dos modos: la energ�a pasa a trav�s de nosotros hasta llegar a los dem�s, o circula a trav�s de los dem�s y nosotros la recibimos. Al escribir un libro, por ejemplo, canalizo la energ�a del universo hacia los lectores. Despu�s, cuando alguien me dice: "Me encanta su libro. Me ha hecho cambiar de vida" soy consciente de la apreciaci�n que viene de esa persona hacia m� y vuelve al universo.

Conforme mayor sea nuestra conciencia de la energ�a que circula a trav�s de nosotros y de todo lo existente, m�s cantidad de energ�a seremos capaces de canalizar; y cuanto m�s energ�a estemos dispuestos a recibir, m�s podremos dar.

Convertirse en canal de la energ�a del universo es el mayor desaf�o con el que se enfrenta todo ser humano, y ofrece la mayor satisfacci�n y felicidad que podamos imaginar. Ser un canal significa vivir plenamente en el mundo, con todo entusiasmo, ser en verdad nosotros mismos, relacionarse en profundidad con los dem�s, crear, jugar, trabajar y disfrutar con el dinero y las posesiones materiales; significa tambi�n no perder ni por un momento la profunda conexi�n con el poder del universo que se encuentra en nuestro interior.

Cuando vivimos como un canal vemos c�mo crea el universo a trav�s de nosotros, c�mo se vale de nosotros para realizar su obra. Todo aquel que est� dispuesto a aceptar el compromiso interno requerido podr� convertirse en canal del universo.

Canalizaci�n en grupo

Cuando confiamos en nuestra intuici�n y la seguimos, aprendemos a abrir y fortalecer nuestro canal individual para que a trav�s de nosotros circule m�s poder, creatividad y amor. Al unirnos con nuestros semejantes, sea en las relaciones personales o en un grupo, cada canal individual se convierte en parte de un canal mayor, el canal del grupo, m�s poderoso que los individuales aislados.

Cuando numerosos cuerpos y mentes est�n dispuestos a entregarse, abrirse y expandirse, las energ�as combinadas crean una estructura abierta muy fuerte que permite el paso de m�s cantidad de energ�a
. Todo el proceso se intensifica, y los miembros del grupo reciben un poderoso impacto, que les impulsa a la etapa siguiente de su desarrollo personal. Aun cuando cada uno se encuentre en un lugar distinto y viva diferentes experiencias, todos recibir�n la inspiraci�n, el apoyo y el impulso necesarios para dar el paso siguiente en su camino.   El canal de un grupo puede hacemos llegar a un nivel m�s profundo de conciencia; cuando formamos parte de un canal de ese tipo, compartimos con nuestros compa�eros valiosas vivencias, y nos vemos libres de muchos obst�culos que imped�an nuestro avance.  Sin embargo se necesitan personas muy especiales participes en el grupo conscientes de lo poderoso que es el proceso.

Por esa raz�n me gusta celebrar cursillos y trabajar con grupos. Mis amigos me llaman "adicta a la energ�a", porque siempre me atraen las situaciones en que la energ�a se muestra de modo m�s intenso. Me encanta observar c�mo se acelera la evoluci�n personal gracias a la intensificaci�n que se produce mediante la interacci�n del grupo.

Ahora nunca sigo un programa preestablecido en mis cursillos. Prefiero crear un canal de grupo y dejar que el universo se haga cargo y gu�e al grupo en conjunto. Me considero mediadora, y mi labor consiste en compartir con los dem�s lo que he aprendido y lo que sigo aprendiendo al tratar de convertirme en canal, y en animarles a que emprendan la misma tarea.

Cuando todos se entregan y se abren, se forma el canal del grupo. A veces, el proceso resulta confuso, incluso ca�tico, ya que no hay un director que "controle" la situaci�n en el sentido habitual de la palabra. En ocasiones, se despiertan los temores de los participantes, y los m�os; pero he descubierto que, cuando estoy dispuesta a avanzar por entre los miedos, circula algo muy bello y poderoso a trav�s del canal del grupo. El universo nos conduce a nuevos lugares y nos lleva a nuevos descubrimientos, que nunca habr�an sido posibles si nos hubi�ramos ce�ido a una estructura m�s formal. Para m�, es apasionante la canalizaci�n de grupo, y no dudo en recomendarles la experiencia a todos los interesados en el tema.

En cierto sentido, todos los seres que viven en este planeta son parte de un gigantesco canal de grupo -la conciencia de la humanidad. El mundo, tal como lo vemos ahora, es la creaci�n de ese gran canal. Cuando los individuos se entregan al poder del universo y le permiten transformarlos e iluminarlos, el canal se ve afectado. La conciencia de la mayor�a, en consecuencia, se vuelve cada vez m�s iluminada. De ese modo concibo yo la transformaci�n del mundo.

Meditaci�n
Si�ntese o en posici�n c�moda. Cierre los ojos. Aspire profundamente y relaje el cuerpo. Vuelva a aspirar y relaje la mente. Siga respirando despacio y si�ntase relajado. Poco a poco, ir� descendiendo a un lugar interior profundo y tranquilo; es su parte m�s profunda. Descanse en ese lugar durante unos minutos, sin hacer ni pensar nada.

Desde esa parte profunda y tranquila, pida al esp�ritu del universo que circule a trav�s de usted. Afirme su voluntad de ser un canal del universo. Sienta el poder, la sabidur�a y la creatividad universal en su interior.

Ahora usted es un canal creativo. Vea c�mo pasa la energ�a a trav�s de usted y se dirige a sus semejantes. Cuando sigue las instrucciones de su gu�a interior, su propia creatividad se manifiesta en el mundo. V�ase como un canal mediante una imagen. Mantenga la mente abierta a cualquier imagen que pueda presentarse. Imagine c�mo se sentir�a si ahora, en este momento, fuese, ya para siempre, un canal creativo.

Usted es un canal abierto al poder superior. A trav�s de usted fluye, hacia su vida y hacia la de los dem�s, la energ�a y la luz del universo.

Ejercicio del canal creativo

Todos somos un canal por donde circula la energ�a del universo. En este ejercicio, le pido que sienta y admita esta verdad durante un d�a completo. Cuando lo practique varias veces, le resultar� f�cil hacerlo todos los d�as.

Antes de levantarse, dedique unos minutos a imaginarse como un canal del universo. Sienta en su cuerpo la energ�a y observe su capacidad para canalizar la luz hacia los dem�s. Durante el d�a, cada vez que se encuentre con una persona, sea consciente del modo en que la luz del universo pasa hacia ella a trav�s de usted. C�ntrese tambi�n en el otro aspecto de la canalizaci�n. Considere que, en cada encuentro, los dem�s son un canal a trav�s del que le habla el universo. Cuando reconozca cada vez con mayor frecuencia su verdadero poder y el de los dem�s, la luz ser� m�s intensa. Comenzar� a ver y a apreciar el don que le proporciona cada situaci�n.

solicita informaci�n sobre el curso preparatorio para la ascensi�n

curso y libro para contactar a  los �ngeles y recibir sus mensajes

No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario

Si te gustó, compártelo


Share/Bookmark


http://www.marianelagarcet.info



http://www.octogonmistic.com.es



http://www.vidaspasadas-mg.com.es


¿Te interesaría saber quién has sido en
Vidas Anteriores?¿crees en la Reencarnación?

entérate de una manera no invasiva,
realizando un estudio de vidas pasadas sin regresión:





Pedido especial: Si lo que has leído aquí te resulta interesante, puedes colaborar con nosotros visitando algunos anuncios que hay en estas páginas.

Si decides hacer un click y visitar algunos de estos sitios, eso nos genera un pequeño ingreso, que sumado al de otras personas que hagan lo mismo, nos ayuda

a financiar este sitio,a mantenerlo funcionando y nos motivan a continuar creando mas contenido.


Queremos sinceramente agradecerte de antemano por ayudarnos de este modo.

Solo te llevará unos minutos de tu tiempo y El Universo te lo agradecerá con miles de bendiciones!

Gracias y mucha Luz!

Un video MARAVILLOSO! Esperanza para la Humanidad